En la directiva de «Camp Barça» están inquietos por el futuro del mejor jugador de la historia culé. Desde que Messi debutase en el Barça el 16 de Octubre de 2004, el crack argentino ha renovado su contrato en siete ocasiones. La última renovación acordada entre el jugador y el club catalán fue firmada en el año 2017. En dicho contrato firmado por Messi y Bartomeu, se amplió la estancia del jugador rosarino dos años más en la ciudad condal y se acordó un salario de 50 millones de euros netos por temporada para la estrella del equipo catalán.

En dicha renovación se establecieron una serie de flecos que pasaron desapercibidos. Una de las clausulas a la cuál no se la dio importancia, fue la rescisión de contrato por parte del crack argentino al desenlace de la temporada 19/20. En la cláusula, la directiva y el representante del jugador, su padre, Jorge Messi, acordaron que el delantero podría rescindir su contrato al final de la presente temporada e irse gratis sin que el club «blaugrana» percibiese ni un solo euro por la marcha de su máxima estrella.

Bartomeu, en una entrevista concedida a Barça TV aseguró la confianza en la continuidad de Leo Messi: «Puede irse en junio, pero es muy culé y se quedará«. Esta noticia ha despertado la intranquilidad de la afición barcelonista, ya que la marcha del jugador «albiceleste» sería las peores de las noticias para el FC Barcelona.

Bartomeu en una entrevista concedida en Barça TV / Fuente: @ FCBarcelona-es

Los clubes europeos estarán atentos a esta situación, ya que el considerado mejor jugador del mundo para muchos aficionados, podría negociar su futuro de manera libre, a partir del próximo 1 de Enero. La situación es más preocupante de lo que puede parecer, ya que al poder marcharse gratis, el jugador argentino recibiría ofertas «astronómicas«, debido a que el dinero que no percibiese el Barça por la marcha de su mejor jugador, lo recibiría Messi en su ficha.

La inesperada marcha del crack argentino del club de la ciudad condal, sería el segundo revés en una temporada para la directiva encabezada por Josep María Bartomeu, tras la operación fallida por el fichaje de Neymar. Las diferentes apariencias de miembros de la directiva del FC Barcelona en París para abordar el fichaje del brasileño percibidas por los medios de comunicación, han sido muestras que la propia directiva culé han querido que Messi viese. La razón de esta circunstancia fue la petición de Messi al presidente del club «blaugrana» del fichaje de Neymar.

La imposibilidad del fichaje de la estrella del PSG, ha podido desencadenar un enfado de Messi debido a que el delantero rosarino quería al crack brasileño a toda costa en los vestuarios del Camp Nou. En el caso de que el Barça no cuajase una buena temporada, sería un aspecto clave en la decisión de Lionel Messi en el futuro de su carrera profesional.